Ventas

Plan de continuidad comercial (2/5): Autoservicio

El ecommerce es una excelente forma de apoyar la continuidad del negocio durante tiempos desafiantes e inciertos. Según la investigación, el 20 por ciento de las empresas experimentan un desastre en un año determinado, y el 80 por ciento de esas empresas se hunde en poco más de un año por no reaccionar correctamente.

Si tu empresa vende principalmente a otras empresas, es posible que algunas cuentas clave concentren entre el 30 y el 50 por ciento de vuestros ingresos y/o de vuestro margen . Desatender a esos clientes podría tener consecuencias muy graves para vuestros resultados.

En él ambito B2B, la confianza es una pieza clave que permite relaciones duraderas. Una pérdida de servicio podría tener un impacto muy nocivo en la reputación de tu empresa y en la solidez de dicha confianza por parte de vuestros clientes más importantes.

Una web de comercio electrónico que ofrece una gran experiencia de autoservicio significa que los clientes pueden ayudarse a sí mismos sin tener que contactar con un vendedor o con el call center, que en situaciones de crisis pueden no ser tan accesibles como es habitual.

Una pérdida de servicio podría tener un impacto muy nocivo en la reputación de tu empresa.

De forma ideal, los compradores profesionales de tu cliente deberían poder visitar vuestra web de ecommerce para hacer de forma autónoma gestiones como:

  • Ver el estado del pedido
  • Comprobar todos los aspectos relacionados con el delivery y la logística del pedido
  • Obtener una visión completa de todos los gastos de la empresa, pudiendo filtrar y agrupar por usuario, departamento, área, centro de costes, etc.
  • Hacer un seguimiento de su saldo de crédito
  • Acceder y descargar sus facturas
  • Gestionar las posibles devoluciones devoluciones
  • Pagar cuentas
  • Administrar garantías

Grandes ventajas adicionales del autoservicio

De hecho, un gran portal de autoservicio mejorará con un coste marginal muy bajo la experiencia de vuestros clientes todo el tiempo, y no solo durante una crisis. Cuando los clientes están acostumbrados a realizar muchas tareas de forma autónoma, los costes asociados a las operaciones se reducen (de forma muy notable en ocasiones). Además, aumenta la productividad de los equipos de servicio, ya que tienen más tiempo para abordar problemas graves. Adicionalmente, los equipos de ventas tienen más tiempo para cuidar aspectos estratégicos de la cuenta y centrar sus esfuerzos en tareas que aportan más valor.

¿Tiene tu empresa una web que permite la gestión de pedidos de vuestros clientes de forma autónoma? Si no es así, ¡contacta con el equipo de Ebolution para ayudaros!