Data

Necesitas fichar a Hazard en tu equipo de Data

Estrenamos verano y con él empieza el período más temido por los amantes de fútbol: se acaban las competiciones, se cierran los estadios y dan comienzo las vacaciones y el período de fichajes. Dos meses de calor intenso sin un partido que ver, y los periódicos ya solo ofrecen rumores sobre posibles destinos de jugadores. Sin embargo este tiempo de descanso es fundamental para los clubes, que deben planificar la plantilla de cara a la próxima temporada, teniendo en cuenta los objetivos a lograr, los aspectos a mejorar del equipo y el presupuesto disponible para ello.

No solo en el deporte se producen estos análisis internos de rendimiento. En cualquier empresa, cada cierto tiempo se debe mirar hacia dentro y valorar hacia dónde se quiere ir, cómo se estaba procediendo hasta el momento, y cómo mejorar los resultados. Para conectar esta idea con la realidad actual de las empresas es necesario conocer el contexto en el que este análisis se va a producir. Vivimos en la era de los datos, y las compañías que no sean capaces de obtener de sus datos el rendimiento oportuno se quedarán en fuera de juego. Estos son para nosotros los jugadores imprescindibles en la alineación titular de cualquier proyecto que busque mejorar la conversión de un negocio mediante el tratamiento de datos, y por tanto los más demandados en el mercado de fichajes.

¿Qué tipo de jugador necesitas en tu equipo?

Arquitecto de datos

El juego se empieza a construir desde la propia portería. Sin una buena estructura de datos, un sistema adaptado a las necesidades del negocio que se encargue de la ingesta y procesado de la información, el resto de funciones del equipo se ven seriamente comprometidas.

Científico de datos

Pivote organizador del juego, el cerebro del equipo. Cuando a través de los datos se busca realizar predicciones, clasificaciones, regresiones, que permitan extraer de ellos más información de la que muestran a simple vista, el científico de datos es el encargado de diseñar modelos estadísticos que permitan responder correctamente a las necesidades planteadas.

Ingeniero de datos

Como los laterales de los 90, el ingeniero de datos tiene que tener mucho recorrido y ser capaz de dar solución a problemas muy distintos. Cerca del arquitecto de datos en la implementación de código en el software específico utilizado, pero sin alejarse del científico de datos en el procesado de los mismos, o del análisis posterior.

Estratega de datos

Durante la semana previa a cada partido se debe definir y desarrollar la estrategia que el equipo llevará a cabo en el mismo, en base a múltiples factores: jugadores disponibles, resultados anteriores, puntos fuertes y débiles del equipo y del rival, etc, y para eso es necesario un cuerpo técnico competente. El estratega de datos realiza estas mismas funciones en un proyecto de datos. Debe analizar los medios de los que dispone y trazar una estrategia que permita mejorar el negocio de la empresa: detección de disfuncionalidades, desarrollo del plan de medición a implementar y definición de KPIs que nos permitan evaluar la evolución en el rendimiento.

Analista de datos

El mediapunta talentoso. El que ve el pase que nadie más ve. El analista debe ser capaz de interpretar los datos generados a lo largo del proceso y extraer conclusiones de ellos. Por tanto una parte muy importante de su trabajo está basada en cómo decide visualizar esos datos, de tal forma que permita observarlos y trabajar con ellos de una forma sencilla y clara. Establecer comparaciones, agrupaciones, filtrados, etc de tal manera que las conclusiones finales aporten valor y permitan tomar decisiones de negocio basadas en ellas.

Head of Data

El entrenador. Debe controlar todas las fases del proceso sin necesidad de ejecutarlas él mismo, de gestionar y organizar a los distintos jugadores y tomar decisiones relacionadas con cualquier ámbito del proyecto. Visión global, liderazgo y conocimiento profundo del entorno digital.

Con un equipo así cualquier reto es alcanzable. No importa la naturaleza de la empresa, hay verdades constantes: procesar los datos que genera con su actividad, organizarlos, analizarlos y extraer conclusiones de ellos es la única forma de mejorar. Pero hay un aspecto diferencial entre el fútbol y los datos: en el fútbol puede pasar de todo, cada partido es un mundo y el resultado es impredecible. Cuando uno decide apostar por el análisis de datos como motor de mejora en su empresa, la incertidumbre disminuye, y uno invierte sobre seguro. En Ebolution contamos con un equipo de galácticos capaz de ayudarte en cualquier proyecto que tenga como protagonista a los datos que generas, los datos que te importan. Al final, todo se reduce a dos opciones: conformarte con lo que ya tienes e intentar salvarte del descenso, o fichar a Hazard y luchar por la liga.