Transformación digital

Transformación digital en el sector educativo

El mundo es cada vez más digital y sectores como el educativo no podían estar exentos de beneficiarse de todos los avances que la tecnología y los nuevos paradigmas de actuación. La transformación digital en el sector educativo es un hecho tangible.

e-learning

A diferencia de otros modelos de actividad, la educación bebe de dos fuentes antagónicas. Las áreas públicas y privadas intervienen haciendo de la naturaleza del sector público un entorno peculiar con influencias y objetivos claramente diferenciados.

La digitalización como tal es un proceso complejo y su adaptación en un ecosistema tan diverso como la educación requiere la consolidación de un modelo versátil que permita la formación adecuada desde multiplicidad de prismas.

Es quizás esta dificultad de imbricación entre ambos lo que deriva en un protocolo de adaptación más lento que en otras actividades, pero ya indiscutiblemente evidente y enriquecedor.

Diferentes elementos protagonistas

Son muchos los participantes de esta transformación digital en el sector educativo.

El complejo entramado de formación y educación contempla aspectos a considerar como el equipo de profesorado, el alumnado, los miembros de la comunidad educativa (padres, personal subalterno), los contenidos curriculares, las herramientas digitales y la propia administración.

El profesorado

La alfabetización digital por parte de este grupo progresa adecuadamente en función de los múltiples avances que se van sucediendo en el ámbito de la digitalización. De las dificultades y las reticencias iniciales hemos pasado a una fase más favorable en conocimientos y actitud.

Las posibilidades de las plataformas y la adaptación a los contenidos curriculares han sido decisivas para una actitud favorable por parte del profesorado para el uso de elementos digitales en la enseñanza.

Este grupo ha asumido y adaptado las posibilidades de una digitalización educativa que no abraza exclusivamente la tecnología, sino que ha modificado los modelos pedagógicos potenciándolos y mejorando el sector educativo.

El alumnado

En la actualidad, el grueso de los alumnos de cualquier centro educativo pertenece a una comunidad de nativos digitales. La tecnología, las plataformas online y el universo digital son un hábitat en el que se mueven con soltura y que aprehenden como modo de vida.

La transformación digital en el sector educativo ha alimentado el interés del alumnado por la formación y los contenidos, agilizando su actividad escolar y fomentando un mayor interés participativo gracias a la facilidad del uso de las herramientas educativas.

Los escenarios virtuales despiertan su potencial permitiéndoles desarrollar su creatividad y fomentando actividades innovadoras y de emprendimiento bajo un paraguas de competencias que los dotará de las destrezas necesarias para afrontar su futuro profesional.

La comunidad educativa

La digitalización del sistema educativo no solo permite una mejor observancia del desarrollo académico del alumnado por parte de sus tutores y progenitores, sino que da cabida a la formación permanente de este grupo.

En esta fase de transformación digital, padres y personal del complejo educativo descubren las posibilidades de las redes sociales, los fotos e iniciativas colaborativas o una gran variedad de cursos y plataformas formativas sobre cualquier temática de interés.

Las posibilidades son ilimitadas. A través de las plataformas digitales escolares, la intervención de los integrantes de la comunidad educativa es plena e inmediata, con información actualizada y la posibilidad de una participación directa desde cualquier lugar y en cualquier momento.

Diseño curricular

La digitalización ha permitido al sector educativo ampliar sus herramientas con el acceso a multiplicidad de píldoras informativas sobre materias especializadas o comunes que refuerzan los contenidos anuales de los que se dota al alumno.

La transformación digital es ya una realidad en el sector educativo.

El avance digital es un filón informativo y formativo que ha modificado sustancialmente sus elementos mejorándolos y enriqueciéndose de la adaptación de los medios y contenidos por parte de las empresas e instituciones involucradas.

Las herramientas digitales

La tecnología es un trampolín para la innovación y sus avances han arrojado una gran variedad de aplicaciones, plataformas, sistemas y redes que han irrumpido en el campo educativo para abonarlo y hacerlo fructífero.

Esta multiplicidad de posibilidades ha hecho que los contenidos crezcan exponencialmente y que se pueda dar cabida a una mayor diversificación de información y material de apoyo digital.

Las tabletas, las mochilas digitales, los libros electrónicos, la integración en los sistemas de machine learning o las aplicaciones de gamificación son solo un ejemplo de la presencia tecnológica positiva en el aula.

Estos recursos permiten al alumnado un análisis a tiempo real de sus capacidades, la autoevaluación de conocimientos o el desarrollo de actividades formativas y lúdicas que mejoran su aprendizaje.

Transformación digital educativa

La administración

Las instituciones, tanto públicas como privadas, han dotado los centros educativos de recursos digitales y tecnológicos que permitan abarcar el mayor volumen de conocimiento posible y la mejora de destrezas individuales y colectivas.

El sistema educativo cuenta con elementos innovadores, como impresoras 3D, equipos de realidad virtual, plataformas para la programación robótica y el uso de la nube como mecanismo de interconexión entre el alumnado, el profesorado y las aplicaciones disponibles.

Esta dotación ha permitido la incursión en el sistema educativo de la “Cultura maker”, cuya naturaleza en el área de la innovación digital permite un ámbito de aprendizaje colaborativo en sectores de conocimiento alternativos a los tradicionales.

La administración debe seguir siendo garante de la dotación de infraestructuras digitales que permitan que la transformación digital en el sector educativo continúe su necesaria evolución, no solo en beneficio de la propia comunidad sino en el de la totalidad de la sociedad.

El híbrido entre tecnología y metodología

Los avances tecnológicos y los cambios en la metodología de enseñanza-aprendizaje han motivado un antes y un después en el recorrido de transformación digital en el sector educativo.

No se trata de cantidad, sino de calidad, variedad y diversidad. Es una disrupción en el modelo de enseñanza tradicional orientando al alumno hacia áreas que le estimulen continuando su proceso de aprendizaje en un marco educativo multicanal.

M-learning y u-learning

En este proceso de transformación juegan un papel fundamental la educación móvil y la educación ubicua (en inglés m-learning y u-learning). Ya no solo se trata de estudiar empleando los recursos disponibles on-line, sino hacerlo en cualquier lugar y momento.

m-learning

Los contenidos en el aula continúan expandiéndose hacia lo visual e interactivo, mientras que los objetos inteligentes (wearables) producen un entramado de datos a lo largo del curso académico ya sea dentro como fuera del aula.

El análisis de esos datos permite una mejor interactuación con los elementos integrantes del sector educativo, además de poder hacer uso de la información generada por el alumnado a través de las tecnologías de big data y learning analytics y personalizar la enseñanza.

Creatividad e innovación

Los cambios son sustanciales. La digitalización del sector educativo no solo ha modificado las estructuras físicas y la involucración de los actores de la comunidad global educativa, sino que ha significado un cambio sustancial a nivel metodológico.

La apuesta digital lleva a un nuevo paradigma educativo orientado hacia la creatividad y el emprendimiento. De este modo, el método tradicional de un sistema educativo de patrones cerrados y globales se convierte en una formación personalizada.

La dinámica de enseñanza se convierte así en un contenido enfocado a las habilidades propias de cada alumno y la búsqueda de formación individualizada a través de un patrón de aprendizaje social.

Es decir, la transformación digital en el sector educativo ha permitido un mayor potenciamiento de la capacidad reflexiva de cada alumno incentivando los valores en alza de cada integrante de la comunidad.

La metodología del aprendizaje pasa de una obsoleta inculcación teórica a un proceso de aprendizaje práctico sustentado en la inteligencia reflexiva y la creatividad.

Un presente-futuro participativo

La figura del alumnado ha abandonado el papel pasivo de la recepción de conocimientos para ser parte activa de un proceso educativo nuevo de la mano de la digitalización. Un estilo de educación interactiva y multidireccional.

Pese a esto, la digitalización en este campo aún se encuentra en una fase primigenia, no solo por no haber desarrollado aún la totalidad de su potencial, sino por su desigual implantación en las comunidades educativas.

La priorización individual de las comunidades no ha sido homogénea. El éxito lo cosechan hoy los centros cuyo fin era poner en relevancia los objetivos pedagógicos haciendo uso de las tecnologías y la digitalización.

El presente y el futuro son digitales. En esta necesaria transformación no debemos olvidar que la optimización del sistema pasa por una mejora en las comunicaciones entre profesorado y alumnado bajo el lenguaje de las tecnologías. El futuro son ellos, los nacidos en la era digital.

Formación digital y mercado laboral

Dentro de la transformación digital en el sector educativo, merece un punto aparte la formación digital en competencias digitales. En el estudio Empleabilidad y Talento Digital elaborado por la Fundación Vass y la Universidad Autónoma de Madrid, se refleja que los expertos digitales no sólo son inmunes al desempleo, sino que tienen el privilegio de poder escoger qué puesto les conviene más. Por cada seis empresas españolas que requieren los servicios de un profesional TIC, sólo hay un perfil capacitado y formado para asumir ese trabajo.

Los expertos digitales no sólo son inmunes al desempleo, sino que tienen el privilegio de poder escoger qué puesto les conviene más. Por cada seis empresas españolas que requieren los servicios de un profesional TIC, sólo hay un perfil capacitado y formado para asumir ese trabajo.

En Ebolution permanecemos alerta a los perfiles digitales disponibles en el mercado de trabajo, ya que frecuentemente necesitamos incorporarlos a los proyectos que surgen constantemente en nuestros clientes.

Guillermo Úbeda, Director de Marketing y Ventas de Ebolution, subraya la conveniencia de adquirir competencias digitales: “En un contexto de crisis como el actual y con un crecimiento exponencial del ecommerce, es paradójico que sea tan complicado para las empresas incorporar a personas con conocimientos en analítica, en UX, en CRO o en tecnologías como Magento”.

Transformación digital en el sector educativo

Para hacer frente a esta brecha digital entre la oferta y la demanda del mercado laboral, cada vez se establecen más vínculos entre plataformas educativas especializadas y empresas. Uno de los casos más destacados es DEXS, la empresa de formación de atSistemas que tiene como objetivo capacitar a los profesionales para orientarlos hacia un mercado lleno de oportunidades.